Comenzamos…

¡¡¡Hola artefiliáticos!!!

Estoy por aquí, de nuevo… ¿Os acordáis de las partes de la primera práctica que os comentaba en la entrada anterior?, pues… ¡Vamos a por ello!.
Para organizar mejor los puntos y que no quede una entrada demasiado extensa… he decidido realizar una entrada por cada parte.

Haciendo memoria, la primera parte iba dirigida a la realización de dos dibujos de 15 minutos cada uno, siendo el primero nuestro mayor deseo y el segundo nuestro mayor miedo.
Empezamos por el deseo…

Bueno… en esta primera imagen aparece el inicio, una hoja en blanco y sólo dos colores… Parece una simple imagen que no tiene porque significar nada… pues os equivocáis artefiliáticos. Me gustaría comentaros estos tres elementos lo que significan para mí:
Hoja en blanco: Un desafío, algo a que me tengo que enfrentar saliendo airosa y a poder ser con los mínimos rasguños posibles…Probablemente dicha sensación sea generalizable a la vida diaria ¿No?, el como nos enfrentamos al papel, probablemente sea la misma forma de como nos enfrentamos a nuestros problemas cotidianos. No miento, es una realidad, al principio experimenté miedo, incluso cierta desconfianza hacia mi persona, rondándome pensamientos tales como: «Creo que no me va a salir bien», «No sé que hacer», «No voy a salir bien de esta», «Voy a sentirme mal después». Ya veis pensamientos que teniendo algo de sentido común, seguramente las emociones vayan en la misma dirección. 
Pero, siempre he sido una persona que a pesar de tantos miedos que rondan en mi cabeza e incluso en mi corazón, siempre me digno a enfrentarme a la adversidad y para mi sorpresa, con mucha valentía, coraje y fortaleza interna (Obvio, también generalizable, ¿lo vais pillando?)
Colores: Para mí, tanto el uno como el otro, representan emociones de deseo, de querer algo, pero con una connotación un tanto peculiar. El color rosa refleja el querer algo similar al de un niño, con dulzura, ternura, inocencia incluso, un deseo puro por así decirlo. Mientras que el color morado refleja las mismas ganas de deseo, pero con una connotación más de adulto, de fortaleza, de coraje y valentía. Siempre me he considerado una persona fuerte y valiente a pesar de mis miedos, pero además con una grata inocencia y dulzura que pocos pueden disfrutar.

Tenía claro, que mi mayor deseo desde pequeña, era ser médico, por eso me digne a dibujar una cruz en medio del folio (para darle protagonismo), empecé con el color rosa, porque sentí primero el deseo que siento siendo una niña, pero posteriormente, el color morado protegiendo mi faceta de niña.

Una vez dibujada la cruz, quise plasmar la complejidad de mis sentimientos hacia dicha meta, es decir, muchas personas me preguntan: «¿Por qué quieres ser médico?» «¿Qué es lo que te gusta de la medicina?», «¿De verdad vas a seguir estudiando al acabar Terapia Ocupacional por estudiar Medicina?». Al recibir estas preguntas, no se que responder (Excepto la última pregunta), no se el por qué quiero ser médico, el porque quiero curar a la gente, el por qué quiero trabajar con personas, no lo sé, pero el no saber es una forma de saber, y de lo único que estoy segura es lo que quiero conseguir (Rosa).
El color morado en esta imagen refleja la firmeza de la fortaleza, protegiendo siempre mis sentimientos, dando soporte a éstos para seguir luchando por lo que quiero conseguir (Morado).
Una vez terminé la cruz, empecé a sentirme más confiada, en creer en mis posibilidades, y es entonces cuando empecé realmente a disfrutar de mi dibujo, a saber que quería plasmar, con autodeterminación, decisión, autoconfianza y porque no, con altos niveles de autoestima.

Teniendo presente, que mi mayor meta es ser médico, quise reflejar en la cruz la brillantez de una estrella, porque simplemente es «Mi meta estrella».

Ahora, aparecen tres nuevos elementos.

  1.  La línea (Arriba a la izquierda)  refleja mi desarrollo de vida, desde niña (Rosa), hasta mi edad adulta (Morado), es importante comentaros que cada color al inicio tienen una tonalidad más débil que en la línea posterior del mismo color, reflejando un poco que en todo cambio hay una transición y no un cambio brusco como mucha gente piensa. Estoy ante una «crisis» de desarrollo personal y probablemente dicha idea (Desarrollo personal) aparezca en la mayoría de mis obras. Con esta simple línea pude experimentar el contraste de la fortaleza de mi yo interior y mis miedos respecto al futuro y mi desarrollo.
  2. El corazón, refleja cierta fortaleza pero del mismo modo heridas y zonas que han quedado marcadas por experiencias previas, pero ante todo, mi corazón permanece fuerte. Durante el desarrollo de este dibujo experimentaba continuamente dicho contraste de emociones, era plasmar mi deseo, sí, pero también podía haber sido el reflejo de mi miedo, es decir, voy a ser fuerte para conseguir mi mayor deseo, siendo perseverante como lo estoy siendo, pero del mismo modo, mis heridas me pesan y me aterran que consigan debilitarme y no conseguir mi verdadero sueño.
  3. El cubo refleja un poco mis conocimientos que voy a ir aprendiendo respecto a la medicina, mis experiencias profesionales y mis atributos personales que puedan favorecer mi que hacer profesional, para poder entregarlos a las personas que requieran de mí para su bienestar biopsicosocial. Pero del mismo modo, lo que yo les otorgue, ellos me lo devolverán con satisfacción, con alegría, felicidad… provocando de este modo que mi cubo jamás se vacíe. 
Soy médico de corazón y es lo único que importa 

En esta imagen se ve reflejado un instrumento propio de la medicina por seguir plasmando mi mayor deseo, por ello decidí dibujar una vela, haciendo alusiones a: «Pide un deseo» de nuestras tradiciones culturales de los cumpleaños. Poco a poco iba adquiriendo mayor confianza en mi misma, mayor voracidad, mayor autoestima y aumentando mis fuerzas por conseguir lo que realmente quiero. La palabra miedo ya no estaba en mi mente a la hora de dibujar mi deseo 
 El maletín, las líneas curvas (Electrocardiograma) y la ficha de identificación seguían siendo elementos que yo quiero ver en mi vida diaria, no se trata de una profesión si no de mi identidad personal.
Por último, las piezas del puzzle reflejan que el conseguir dicha meta, yo podría sentir que mi persona empieza a encajar con mi vida, pudiendo sentir de este modo la identidad que yo quiero conseguir, sintiendo en este pequeño dibujo la sensación de vacío y de estar incompleta, insatisfecha con mi vida profesional y personal. Pero, a la vez me sentía completa y satisfecha por haber finalizado mi dibujo, quedando permanente y registrado que es aquello lo que quiero conseguir.
 A continuación, debíamos realizar un avión de papel con nuestro dibujo, yo decidí hacerlo por fuera, porque no me importa mostrarlo, no me importa explicar cada elemento del dibujo, porque me trasmite confianza, me trasmite ganas, fuerza, coraje, valentía y un gran y valioso deseo por conseguir aquello que quiero. Los lápices de colores están colocados de esa forma, haciendo alusión a los misiles de un avión de combate, reflejando que por mi meta soy capaz de cualquier cosa, refleja mi verdadera fortaleza comparándola con un avión de combate.

Sin embargo, el miedo…

Ya de por sí, los lápices están colocados en cruz, porque no quiero que nadie indague en ellos, no lo permito, no todo el mundo puede conocer esta parte de mi persona.
Los colores, también tienen significación, es decir, el color azul marino refleja para mí un poco la soledad, la oscuridad, lo tenebroso (quizá), lo misterioso… pero no es negro, es decir, lo veo abordable (Quien sabe, quizá con mi avión de combate puedo combatir dicho miedo). El naranja refleja luz ante la oscuridad, pero no es amarillo que para mí refleja la luz pura. Son pequeñas connotaciones que quería compartir con vosotros para que entendáis mejor mi proceso en dicho apartado.

Del mismo modo que previamente en el deseo, me sentí con miedo, de no saber como hacerlo, con dudas, pero además sentía emociones un tanto negativas: desconsuelo, frustración, tristeza etc.

 Decidí empezar por realizar un pequeño rincón oscuro, apartado de lo demás, quizá y sólo digo quizá por reflejo de mi miedo, de mi misma también, en el sentido de que no quiero que nadie tenga la osadía de indagar en mis emociones más intensas y profundas. Estoy triste, pero también un poco a la defensiva. Por ello, os adelanto que esta vez no voy a explicar con tanto detalle cada elemento que aparezca en el dibujo, hay algunos que quiero que sigan permaneciendo conmigo, como ha sido siempre.

 A continuación, quise reflejarme en dicho rincón, porque como he dicho anteriormente, por experiencias previas y vividas he tendido siempre a ser una persona algo retraída, solitaria y en cierto modo independiente para sobrevivir en dicha sociedad que tiene por filosofía: «Si no matas, te matan», entramos en opiniones, aspectos personales, que quizá algunos estarán a favor y otros no, por ello no quiero entrar en mucho detalle ni mucho menos abrir un debate. En dicha imagen aparecen elementos que sintiéndolo mucho no quiero explicar la razón el motivo del por qué están plasmados en el dibujo del miedo. Pero si puedo deciros, que desde el minuto uno experimenté las mismas sensaciones que experimentó cuando mi (o mis) miedo aparecen en mi vida diaria (¿Casualidad?).

Os pido disculpas por el enfoque de la imagen, os comenté en la entrada previa que estoy teniendo ciertos problemas con mi móvil y a veces puedes repetir la foto «cientos de veces» que no enfoca bien, disculpad las molestías, pero os explicaré cada elemento que yo consideré que esté preparada para comunicárselo a alguien.
En esta etapa del proceso de la práctica, quise reflejar un paseo, durante una noche, en la soledad de ésta… Queriendo reflejar un poco quizá mi temor a la soledad pero del mismo modo me atrae porque me siento protegida en ésta… es difícil de explicar, debido a que desconocéis datos de mi persona que probablemente os ayuden a entender mejor mis inquietudes personales, así como rasgos de personalidad.

El sentimiento de autoconfianza iba aumentando relacionado con la ejecución del dibujo, pero no con el abordaje de mi (o mis) problemas/preocupaciones más personales, emocionales y profundos que existen en lo más fondo de mi ser. Quizá experimenté sensaciones de miedo, de debilidad, pero a su vez, sentimientos de fortaleza, por seguir en pie, firme ante mis decisiones y protegiendo todo lo que haga falta.

Dicha escalera, refleja un poco mi desarrollo personal (¿Os acordáis?), el seguir subiendo peldaños durante mi vida, pero cada vez, cuesta más, sintiendo dichas emociones de manera generalizada en mi vida diaria, yo siempre me mantengo firme, yo siempre lucho por lo que quiero conseguir, pero cada vez se van acumulando más piedras y yo me voy haciendo más pequeñita, a tal punto que me asusta que aparezca una barrera tan grande que haga daño (Pinchos) y sobretodo me evite pasar al último peldaño de mi vida personal. Dicha misma idea se ve reflejada en el brazo flexionado y un corte intenso de azul marino, reflejando el miedo a la pérdida de fuerza por conseguir aquello que quiero conseguir. 
En el siguiente elemento no quiero expresar y comunicar el por qué de éste, su reflejo en mi persona, porque entraría en aspectos demasiado personales que no estoy preparada para comunicar, no porque desconfíe de vosotros, sino porque como he dicho previamente, por circunstancias he tenido que ser una persona solitaria, (A pesar de tener todo el apoyo que yo quería) porque me vi en la necesidad de forjar una personalidad de esa índole para poder «sobrevivir» en «mi mundo», en mis circunstancias de vida, que por suerte (mala o buena, me da lo mismo), he tenido que experimentar. Es importante comunicaros que cada pequeño elemento, cada línea, cada flecha refleja algo, todo en el dibujo está por una razón, por un significado, que comparta o no, está presente. Por ejemplo, si podéis observar, el tejado parece más visible que el resto de la casa, esto se puede comparar con la «Idea del iceberg», en el que sólo vemos una pequeña parte, que quizá es la más vistosa pero lo realmente importante, no es visible (No todo el mundo accede).

Como no todo el mundo accede, tanto las ventanas como las puertas están cerradas, no sólo con llave, si no con barras que van en todas direcciones, evitando con miles de formas que nadie pueda acceder a los aspectos internos. De nuevo, el desarrollo personal se ve reflejado en el camino hacia la casa, como he dicho previamente al inicio la tonalidad es más débil que en el final.
Es importante añadir, que durante la ejecución de todo mi dibujo del miedo, pude sentir sensaciones de suspicacia, sentí que dibujar mi mayor miedo en un grupo era asaltante a mi intimidad y no quería que nadie lo viese y sinceramente y comparto con vosotros, es un trabajo obligatorio y debo documentarlo, pero personalmente este apartado no lo hubiese mostrado a nadie.

Disculparme de nuevo por no querer comentar y expresar los elementos que aparecen en las dos imágenes previas, porque entramos en aspectos demasiado personales que quisiera que permaneciesen conmigo.

A continuación, en esta pequeña parte del folio, quise reflejarme en una especie de jaula en la que estoy dentro encerrada, debido a que mi miedo me aprisiona, me atrapa, me evita ser libre, me impide sacar la Isa real, la Isa verdadera. Pero también soy consciente que la única persona que puede combatir esa situación y salir de dicha prisión y encadenamiento soy yo misma, por ello me dibujo con la llave.

 ¿Os acordáis del otro avión?, este avión decidí dejar el dibujo en la parte interna por toda la idea que os he ido comentando durante el proceso de la ejecución del dibujo del miedo.

En esta última imagen, quería reflejar los dos aviones que no quiero que se encuentren, por ello están orientados a direcciones distintas, no quiero que el avión del miedo venza a mi avión del deseo/sueño, tampoco quiero ni busco una guerra entre ellos, porque al fin y al cabo probablemente uno dependa del otro, deben aprender a convivir entre ellos pero evitando las batallas, las guerras que provoquen muertes de miles de personas, en mi caso, daños emocionales que no quisiera experimentar.
Espero que os haya gustado y me conozcáis un poquito más.
Próximamente la segunda parte de dicha práctica.
¡¡¡Hasta luego laborfiliáticos!!

Etiquetas: Sin etiquetas

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Diario de una Terapeuta .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostalia.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.